Castillo Pando Carabassa



En la Capital Nacional del Polo, Pilar está el predio del reconocido Castillo Pando Carabassa, extendido en su territorio desde fines del Siglo XIX, nueve canchas reglamentarias dependientes de la Asociación Argentina de Polo y posicionadas entre las más importantes del mundo, después de las de Palermo en Capital Federal. Se efectúan en ellas torneos nacionales e internacionales, así como exposiciones y eventos ocasionales, el predio donde se halla ubicado el castillo de la AAP  fue en su momento una estancia de 4000 hectáreas llamada “El Recreo” que lindaba con el Río Luján.

La casa originalmente se construyó en 1840. En el año 1860 la compra Don José de Carabassa y su mujer Doña Felisa Ocampo de Carabassa. En un principio se compró como coto de caza, pero luego fue una cabaña de toros, tambo y lugar de cría de ovejas, el mirador de la casa se usaba de vigía para divisar a los malones de indios que todavía asolaban esa región.

Don José y Felisa tuvieron varios hijos, la menor, Adela Carabassa, se casó con Miguel Pando y fué entonces cuando sus padres les mandaron construir, traído de Bélgica con materiales importados de Alemania el chalet que hoy es la asociación argentina de polo, lindero al casco antiguo de la estancia, hoy llamado el castillo.

Tuvieron seis hijos entre 1905 y 1915, que se cuenta que en esa casa vivían todo el año, salvo los meses de invierno en que la familia emigraba a Buenos Aires.

En el parque de la estancia hay palmeras, alcanfores, araucarias y varios ejemplares de eucaliptos, de más de 150 años de antigüedad, se cree que fueron algunos de los primeros traídos al país, por Sarmiento quien tenía su palco en el colón vecino al de la Sra. de Carabassa.

En la década del 30, en plena "belle epoque" Los hijos mayores de la familia, Miguel y José Pando formaron el primer club de polo de la zona, llamado Amaberá siendo precursores de este deporte en Pilar.

Desde mediados del siglo XIX la estancia estuvo en manos de la familia, conservando todo el encanto de aquella época.

Cuando la AsociaciónArgentina de Polo compró el lugar en 1969, “el chalet” fue restaurado y en la obra realizada fueron modificados algunos de sus ambientes destinándose a otros usos. Paralelamente en esa oportunidad fue necesario realizar tareas de desmonte y nivelación del terreno que sería destinado a las canchas de polo.

Como testigo de muchos años transcurridos se erige en el castillo una magnífica torre que en su planta es cuadrada y en el altillo hexagonal. Don Félix Pando nacido en 1915, contaba hace unos años que su padre utilizaba ese sitio como mirador desde donde divisaba a lo lejos maravillosas vistas del Río Luján y el campo circundante.

En Noviembre del 2010 hubo polémicas en muchos medios por fantasmas que se dice merodean la residencia.

Hoy abre sus puertas para compartir toda su belleza y su historia para importantes eventos.






Comentarios

Javii Silveyra ha dicho que…
Hola ! Quisiera saber si se puede ir a sacar fotografias del castillo, soy un fotografo profesional, y me gustaria poder explotar toda la belleza de ese hermoso castillo de pilar
Daniel Sale ha dicho que…
Hola, la obra es del arquitecto aleman Hans Schmitt (1856-1909).
Saludos, Daniel Sale.
Irene Semole ha dicho que…
Me gustaría saber si se puede ir a sacar fotos, estoy escribiendo un libro y necesito algunas referente a castillos.Espero su respuesta. Desde ya muchas gracias. semoleirene@yahoo.com.ar

Entradas populares